4 retos de la nueva Asamblea Constituyente en materia económica

El economista Ramiro Molina analiza las lineas estratégicas que debe asumir la Asamblea Constituyente para hacer frente a la crisis económica

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) inauguró sesiones con el Consejo Nacional de Economía Productiva la segunda semana de agosto. Durante el encuentro Oscar Schémel, constituyentista por el sector empresarios, dejó claro que el rol del Estado dentro del marco económico es indiscutible. Opinó que el Gobierno Nacional debe dar respuestas a los problemas económicos que están padeciendo los venezolanos y además está llamado a ser el responsable de diseñar políticas económicas y a gobernar con las leyes económicas del capital y “con el mercado” jamás en su contra: “Ninguna economía ha sido exitosa gobernando en contra ni por el Estado”.

Schémel insistió en que debe trabajarse en  la construcción un modelo económico mixto a través de políticas económicas concertadas con carácter de urgencia para superar la crisis y los problemas de inflación  y desabastecimiento que hoy golpean a los sectores más vulnerables. Adicionalmente, enfatizó que los prolongados controles aplicados por el Estado han resultado ineficientes y han afectado notablemente la economía:

“Los controles parece que no controlan nada, hay que revisarlos. El control cambiario no ha servido para controlar el precio del dólar, por ejemplo. Cuando los excesivos controles se presentan y prolongan en el tiempo generan deficiencias e improductividad. En su momento pudieron ser acertados (los controles) pero su prolongamiento puede generar un búmeran”

Durante el encuentro Delcy Rodríguez, presidenta de la instancia señaló que entre los puntos prioritarios de la ANC se encuentra el impulso de un nuevo modelo económico diversificado que supere la dependencia del petróleo como principal ingreso de la nación y se encamine hacia una economía postpetrolera.

Para Ramiro Molina, economista y director del Centro de Estudios de Finanzas y Economía (Cefe), esta definición del modelo económico es una discusión estratégica de largo plazo que debe realizarse, pero considera que los problemas que están agobiando a la economía y al ciudadano exigen decisiones más puntuales de “corto plazo” para lograr incidencia directa en solventar los temas como desabastecimiento e inflación.

“Venezuela está en la peor recesión de su historia. Es una economía que se está achicando cada día, que no genera nuevos puestos de trabajo, ni genera nuevas inversiones; de manera que lo que se tenga que proponer necesita ser algo que tenga efecto muy rápido y de corto plazo. A medida que pasa más tiempo se deteriora más la economía y es más complicado ponerla nuevamente en funcionamiento apropiado”

1. Reactivación del aparato productivo y respeto a propiedad privada

Rosauro León, economista, viceministro de comercio interior y superintendente de procompetencia; coincide en que las necesidades reales de la población pasan por atacar temas como la escasez y la inflación que aquejan a la nación. Sin embargo, estima que las líneas estratégicas deben tener en cuenta procesos como la reactivación del aparato productivo y respeto de la propiedad privada

Opina que la Constituyente no debe caer en el error de ahondar en la propiedad de los modelos de producción, si no más bien en generar mecanismos de protección y fortalecimiento de la propiedad privada y tomando en cuenta medidas de protección al empresario nacional contra Tratados de Libre Comercio que pudieran perjudicarlos.

Adicionalmente, estima que entre las primeras medidas debe contemplarse el establecimiento de políticas que permitan la dinamización del aparato productivo y del campo venezolano, para revertir el panorama anunciado por Carlos Odoardo Albornoz, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela (Fedenaga), quien ha asegurado que para 2018 Venezuela enfrentará los 12 meses “más dramáticos de toda nuestra historia”, pues asegura que se contará con serias dificultades en abastecimiento de rubros alimenticios como: azúcar (25%) ,arroz (20%), maíz (17%),  caraotas (0%) , producción de carne (8%)   y producción de pollo (11%).

Ramiro Molina critica que todavía no se presente al país una armazón de medidas antinflacionarias  y una estructuración de políticas de producción de corto plazo, pero se muestra optimista al afirmar que la Constituyente puede ser el escenario propicio para iniciar las discusiones.

Molina opina que en la actualidad existen suficientes consensos en todas las tendencias políticas sobre las acciones que deben emprenderse para hacerle frente a la crisis económica y responder a toda la expectativa que se ha generado entorno a la figura de la ANC.

2. Modernizar el sistema cambiario

A juicio de Molina, urge la modificación del sistema cambiario para destrabar las limitantes que aquejan al aparato productivo en los procesos de importación y producción.

Aclara que es imperante sincerar el tipo de cambio, con énfasis en el tipo de cambio protegido Dipro con un valor de Bs/$ 10  y orientado a la adquisición de bienes, servicios y remesas que son considerados como “prioritarios”.

Añade que el Gobierno Nacional debe procurar que Petróleos de Venezuela pueda tranzar en el mercado a un precio distinto a Bs 10 para que se traduzca en la producción suficientes de bolívares y mejore la situación fiscal del Estado, “de esta forma el Banco Central no va a estar financiando a Pdvsa y generando problemas monetarios”, explicó Molina.

Considera que el esfuerzo de inyectar divisas para dinamizar la economía, realizado a través de las subastas del Dicom, ha sido “insuficiente” y que ha llegado el momento de tomar medidas mucho más agresivas para detener la cotización del dólar paralelo.

Por último, acota que dentro del menú de opciones se debe apuntar a destapar algunas “barreras” que están impidiendo que haya un flujo de ofertas distinto al del Banco Central de Venezuela y PDVSA. Agrega que se debe procurar un flujo de ofertas de terceros que tengan algún interés en  inversiones en bolívares y advierte que para ello se debe trabajar en el desarrollo de reglas apropiadas y transparentes en materias de importación para luego gestionar futuros financiamientos en divisas.

3. Adecuar sistema de control de precios

Molina califica como urgente la revisión de los controles de precio. Explica que su ineficacia se denota en que el país atraviesa niveles de inflación inéditos y que ha decaído la capacidad de producción y de generación de empleo:

“Es obvio que no está funcionando (este control). Estamos en la inflación más alta del mundo y en peligro de que se vuelva aún más virulenta y entremos en un episodio de hiperinflación, de lo cual allí si es verdad que no gana absolutamente nadie”

4. Modelo post petrolero

“La transición de modelo económico es una discusión necesaria de atender, pero que no necesariamente debe significar desatender el crudo”, así lo considera Molina.

Añade que se debe tener en cuenta la producción de hidrocarburos para emprender cualquier tránsito porque es la actividad económica más próxima, especializada y por las grandes reservas que posee la nación”.

 “Si la producción petrolera fuera el doble como lo tenía estimado el Plan de Siembra Petrolera 2007-2013, en este año deberíamos haber estado produciendo 6 millones de barriles y aún a estos precios entonces no tendríamos estos problemas, pero tampoco fuimos capaces de aumentar la producción petrolera y lo peor es que no solamente no la aumentamos, sino que está cayendo, pero el petróleo no tiene la culpa de eso, la tenemos nosotros

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Economía | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*