¿A un paso de sanciones generales con Maduro en la lista Clinton?

Los internacionalistas Andrés Pierantoni y Juan Francisco Contreras analizan las sanciones de EEUU al presidente Nicolás Maduro y elucubran sobre futuras acciones de la comunidad internacional

Cuentas bancarias congeladas, prohibición de trato con empresas estadounidenses, propiedades confiscadas , visas y entrada al territorio norteamericano inhabilitadas son el resultado de las más recientes acciones de la acción Donald Trump ha emprendido acciones contra el presidente Nicolás Maduro.

El pasado 31 de agosto el Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó al mandatario venezolano en la “lista negra” de la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro, (Ofac), popularmente conocida como la “lista Clinton” en referencia al expresidente Bill Clinton, en cuyo mandato se efectuó su creación en el año 1995.

Entre los sancionados por esta medida se cuentan narcotraficantes y políticos colombianos, así como los presidentes Mugabe (Zimbawe), Bashar Al Assad (Siria) y  Kim Jong-Un (Corea del Norte).

Maduro ha reaccionado calificando la medida como “un ataque más del imperio y la derecha internacional” y ha asegurado que las sanciones “representan una victoria del Estado venezolano rumbo a la Asamblea Nacional Constituyente”.

Para Juan Francisco Contreras, analista y presidente del Colegio Internacionalista de Venezuela, son un “duro golpe” para el Gobierno venezolano porque significa que se está cuestionando la legitimidad y su actuación:

“El Gobierno se la jugó con el tema de la Constituyente y no atendió la cantidad de solicitudes que a nivel internacional se le hicieron para posponer, postergar o modificar lo que se estaba haciendo. La comunidad internacional había advertido que iba a desconocer, y desconocer la votación es un acto que acarrea el no reconocimiento del Gobierno. Esto significa que está perdiendo legitimidad”

Andrés Pierantoni, analista político internacional y miembro del comité de solidaridad con el pueblo Kurdo, considera que las medidas estadounidenses responden a una imagen desenfocada y superficial de Venezuela por parte de organismos y naciones orquestadas por EEUU, quienes apostaban a que la convocatoria sería un fracaso y “se sorprendieron al no cumplirse sus valoraciones y expextativas”, añadió Pierantoni.

“El problema estriba en que los Gobiernos de esos países tenían la impresión de que con la guerra no convencional que le aplicaron a Venezuela con más de 100 días era suficiente y que solo faltaba la estocada final. Cuando sale el presidente con este planteamiento de la Constituyente los dejó fuera de base

Rechazo internacional

Países como Colombia, Panamá, Perú, Argentina, Brasil, México, Costa Rica, Suiza, Chile, Noruega, Reino Unido, España y Estados Unidos lista de países que no reconocen los resultados de las elecciones para la Constituyente.

“Estamos hablando de los países más importantes del hemisferio, Unión Europea. Son Gobiernos muy importantes, de mucha tradición y muchas conexiones”, asegura Contreras. Agrega que la naturaleza de esta acción responde a una situación muy negativa que podría afectar gravemente a la economía nacional dependiente altamente de las importaciones.

Pierantoni difiere y asegura que un conglomerado de naciones con Estados Unidos a la cabeza trabajan en consolidar una imagen mediática de que “en Venezuela existe una dictadura responsable de los más de 100 fallecidos durante las protestas protagonizadas por la oposición venezolana”.  Añade que:

“Si no se logra una solución por la vía de la ‘opción A’ que es la presión mediática y diplomática internacional, que es la del aislamiento  y del bloqueo que ya se está aplicando por lo menos por parte de USA en el aspecto financiero, así como presionando algunos países como en el caso de Colombia y de México para que no den suministro a Venezuela; (…) entonces Estados Unidos pasará a aplicar la ‘opción B’ que es la intervención directa incluyendo militar. Bajo este escenario muchos prefieren apoyar al Gobierno norteamericano para evitar un mal mayor”

El analista asegura que mediante la “opción A” la administración de Trump pretende desarrollar un cerco internacional político y financiero efectivo que obligue a adelantar las elecciones generales en el país. Pierantoni además denuncia que para ello se está ejerciendo presión a países aliados de EEUU:

“La idea es obligar a los países para generar un entorno y que de no resultar ‘A’, le sirve de plataforma para la opción ‘B’ y eso se ha visto en muchas de las invasiones”

Sanciones económicas futuras

La sanción al presidente Maduro y varios funcionarios oficialistas “no representan una afectación directa al sistema financiero venezolano”, al menos así lo han considerado de modo inicial los analistas económicos. Estas medidas no deberían afectar las operaciones económicas entre ambos países, donde se enmarca la venta diaria que realiza Venezuela de 700 mil barriles de petróleo a EEUU, lo que corresponde a la mitad de los ingresos de divisas al país.

“Las sanciones económicas se las ha autoimpuesto el mismo Gobierno (venezolano) porque ya se le había advertido que se iban a tomar estas retaliaciones”, afirma Pierantoni.

Pierantoni opina que no hay manera de que las sanciones económicas que solo afecten a los gobernantes y considera que la sanción puede parecer un gesto muy limitado pero responde a gesto para “ridiculizar” la figura y la dignidad presidencial y colocar al presidente Maduro en lo que califica como  “una especie del Museo de los horrores”, junto a los presidentes de Siria y Corea del Norte sancionados anteriormente.

“Lo complejo es que más allá del factor de imagen hay una implicación práctica, porque cuando ellos dicen que no puede haber contacto o relaciones, quiere decir que prácticamente la embajada de Estados Unidos al reunirse con el presidente o el canciller venezolano cabe preguntarse qué hace una embajada en un país cuyo Gobierno desconoce. ¿Constitución de prensa, acuerdos? Si desconocen al presidente de la República, desconocen al Gobierno”, asevera.

Aunque hasta ahora Washington ha evitado imponer sanciones generalizadas y las ha concentrado en figuras prominentes del chavismo, ambos internacionalistas coinciden que “se cierne sobre el país una amenaza de incrementar las sanciones” y que con ello negativas repercusiones sobre el sector empresarial, el mercado de deuda venezolana, lo que traerá consigo mayor inflación y el aumento acelerado de dólar .

“No sabemos hasta donde pretenden aplicar esa artimaña legal con la que pretenden bloquear a Venezuela a través de este organismo indirecto. Estados Unidos tiende a exigir a sus Gobiernos y países aliados las mismas sanciones. Esto es un puentecito hacia las sanciones económicas financieras en Venezuela”

Contreras advierte que los “países que han manifestado intención de sancionar son los que pudieran ayudarnos en la medida que esta situación se vaya deteriorando”.

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Política | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*