Cáncer y desnutrición incrementan mortalidad infantil [+Gráficos]

Para octubre de 2016 se registraron “19% niños fallecidos por cada mil recién nacidos” y en todo el año, solo “el Hospital J. M de los Río recibió 160 casos de desnutrición aguda”

La mortalidad infantil en Venezuela se ha incrementado notoriamente desde el año 2015 hasta la actualidad por diversos factores como el cáncer, la desnutrición, contaminación por bacterias, enfermedades crónicas, entre otros. A pesar de ser escasas las cifras oficiales recientes sobre esta problemática en el país, médicos especialistas han asegurado que el aumento es “alarmante”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cerca del 45% de las muertes de menores de cinco años se produce durante el período neonatal.

Según las cifras emitidas por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), la tasa de mortalidad infantil en Venezuela fue de 12,5 muertes por cada mil nacimientos en 2016, siendo 13,1 fallecimientos por cada mil varones y 11,9 decesos por cada mil niñas. Por su parte, el Ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps) estimó para el primer semestre de 2016 un total de 194 defunciones semanales y 28 diarias de niños menores de un año.

Wall Street Journal indicó que para octubre del año pasado se registraron 19% niños fallecidos por cada mil recién nacidos, siendo esta cifra mucho más alta que el rango de 15,4% que Unicef estimó en Siria.

El presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, doctor Huniades Urbina, explicó que esta situación se ha agravado debido a la crisis hospitalaria que actualmente se vive en el país. Ante la falta de insumos para la atención adecuada de los neonatos y en algunos casos problemas de salud de la madre.

Ante la ausencia de medicinas, Urbina destacó que el cáncer continúa siendo una de las principales causas de la mortalidad infantil, principalmente porque  “no se cuenta con los tratamientos adecuados ni a tiempo para esos pacientes, acortando su expectativa de vida y provocando su fallecimiento”.

La presidenta del Observatorio Venezolano de la Salud, doctora Marianella Herrera, aseguró que la mortalidad infantil y materna guarda relación con el estado nutricional de los individuos y con el acceso a los servicios de salubridad de calidad. “Cuando hay un daño en ambos factores se observan los incrementos de decesos como los actuales”.

De acuerdo al Mpps, para el primer semestre de 2016 se presentaron lo siguientes casos de niños fallecidos:

  • Mortalidad neonatal (0 – 27 días):  3.244 para un total de 79,65%
  • Mortalidad post-neonatal (28 días – 11 meses):  829 igual a 20,35%
  • Mortalidad neonatal precoz (0 – 6 días): Concentra 57,16% de las muertes infantiles con un total de 2.328
  • Muerte por afecciones perinatales:  3.031 (74,4%)
  • Decesos por malformaciones congénitas: 263 (6,5%)

Mortalidad infantil por estado 2015-2016 (Sem I)

Causas

El doctor Urbina indicó que el cáncer y la desnutrición  son las principales causas de mortalidad infantil en Venezuela. El especialista en Puericultura, Pediatría y Medicina Crítica Pediátrica detalló que la malnutrición representa un peligro debido a “que afecta el sistema inmunológico del paciente que está propenso a infectarse con cualquier otra patología, que en un niño sano podría pasar desapercibida pero en uno desnutrido lo puede llevar a la muerte”.

El pediatra detalló que el cáncer se ha mantenido en alza porque “los tratamientos oncológicos no están disponibles, y esta enfermedad en niños es una de las que tiene una gran oportunidad de ser curada si se aplica a tiempo el tratamiento adecuado”.

Urbina manifestó que HIV, hepatitis y la leucemia son enfermedades crónicas causantes del fallecimiento de infantes. Explicó que “lo primero a toda edad son las patologías en el período perinatal, malformaciones congénitas y dificultades del corazón”.

El especialista aseguró que otro factor que incrementa la muerte de niños son “los casos de adolescentes que están entre los 13 y 15 años que salen embarazadas y no están bien nutridas, no se han terminado de formar, no tienen un tamaño adecuado y otra cantidad de elementos que inciden para que el bebé tenga una expectativa de vida muy corta”.

El Ministerio para la Salud reseñó que en el primer semestre del año pasado, 51% de las muertes correspondieron a niños con bajo peso al nacer (2,5 Kg), incluyendo bebés con peso inferior a un kilogramo.

“Cuando la desnutrición ya esta instalada en cuerpo como patología lo primero que afecta en el paciente es el peso y luego la talla, por lo que son los primeros pasos que el pediatra comienza a evaluar. Es importante que el niño al nacer y hasta su segundo año de vida vaya a revisión médica mensualmente y luego cada dos meses porque es la forma más rápida de detectar si está pasando algo con su nutrición”, explicó el doctor Urbina.

El pediatra afirmó que “un paciente que no coma y que no se desarrolle adecuadamente en la primera etapa de crecimiento está marcado para el resto de su vida”. Añadió que la comida es el combustible del cuerpo y al no tenerlo se ve afectada:

  • La talla: El paciente no tendrá a futuro la que correspondía a su capacidad genética
  • Desarrollo cerebral: La víctima no tendrá la capacidad intelectual que tiene un niño que come tres veces al día
  • Desenvolvimiento social: Será un niño lento y a futuro un adulto que le faltará iniciativa

Estamos hipotecando el futuro de una gran parte de la sociedad venezolana por no atenderlo con sus necesidades básicas que son sus tres comidas y la merienda”, expresó el médico tras citar la encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) 2016, estudio realizado por las universidades Central de Venezuela (UCV), Católica Andrés Bello (UCAB) y Simón Bolívar (USB); que detalla lo siguiente:

  • Aproximadamente 9,6 millones de personas ingería dos o menos comidas al día
  • Alrededor de 24,9% de la población consideró que su alimentación fue deficiente
  • 74,3% de las personas que fueron entrevistadas dijo haber tenido una pérdida de peso no controlada, específicamente entre 8,7 y 9 kilogramos en el año 2016

La doctora Herrera, especialista en el área de nutrición y representante de Bengoa, señaló que en 2016 “el Hospital J. M de los Ríos recibió 160 casos de desnutrición aguda, cuando años atrás solo se registraban alrededor de 15 casos. “Este número fue incrementándose hasta 36 aproximadamente en los años 2014 y 2015, hasta que el año pasado tuvo este dramático aumento”, dijo.

“Es dramático porque es el compromiso de las futuras generaciones de venezolanos que ya empiezan la vida en unas condiciones de desventaja sumamente importantes. Esto dejará una huella de alteración hacia el futuro en quienes sobrevivan”, dijo la especialista en nutrición.

Hospitales con mayor tasa de mortalidad infantil  (2016)

 

Recomendaciones

Para prevenir la mortalidad infantil el máximo representante de la Svpp, Huniades Urbina, sugirió “poner en práctica los proyectos de salud, que existen pero se han abandonado”. Agregó que “es importante el control del embarazo y la educación sexual en los adolescentes, además de los programas de HIV, nefrología, diabetes, entre otros”.

Urbina resaltó que “al entrar en funcionamiento los programas de salud se previene o se trata al paciente de forma de que se eviten afecciones mayores”. El pediatra recordó la importancia de fomentar la lactancia materna durante los primeros 6 meses de vida del bebé, así como atención a la mujer embarazada tanto adolescente como adulta para que puedan llevar a mejor término su gestación y el niño nazca en mejores condiciones.

El especialista profundizó que en la población hay un nivel bastante elevado de desinformación, resaltando que cuando la sociedad que representa realiza talleres en escuelas nota que ha habido un abandono de la educación sexual. “Se han limitado a hablar solo de preservativos y de lo peor que puede pasar, cuando es necesario decirle a los jóvenes los riesgos de tener un embarazo no deseado y traer al mundo un niño enfermo, o contagiarse con un VIH o cualquier enfermedad de transmisión sexual”, detalló.

La doctora Marianella Herrera apuntó que es necesario “solventar la escasez de alimentos, devolver las tierras productivas para que puedan ser verdaderamente eficientes, producir como antes y que la industria farmacéutica vuelva a generar los insumos y medicamentos que solían hacerse en el país”.

Finalmente, el presidente del Colegio de Psicólogos de Distrito Capital, Juan Santiago, señaló que “a veces se han perdido todas las campañas preventivas”. El especialista en salud mental recomendó a las mujeres que han sufrido la pérdida de sus hijos recibir terapias psicológicas “para manejar el dolor y reconectarse de nuevo con la interacción en el entorno social”.

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Infografía, Política | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*