Destino económico del país “depende de próxima reunión OPEP”

Venezuela espera por la oficialización del congelamiento de la producción de crudo a final de mes en Viena, mientras expertos aseguran que “lo único que podemos hacer es pedir que otros recorten”opep

¿Se logrará acordar una reducción de la producción mundial de petróleo? Venezuela aguarda expectante por el resultado de la reunión ministerial de la Organización de los países Exportadores de Petróleo (Opep) el próximo 30 de noviembre en Viena (Austria), donde tanto países Opep como productores externos refrendarán si efectivamente se hará efectivo el congelamiento de la producción petrolera mundial.

Como medida para contribuir a la estabilización del mercado de hidrocarburos, el pasado 28 de septiembre los países miembros anunciaron un acuerdo para limitar la producción a 32,5 millones de barriles diarios, lo que se traduciría en una reducción de casi un millón de barriles por día, informó el ministro del Poder Popular de Petróleo y Minería y presidente de Petróleos de Venezuela, Eulogio Del Pino.

La expectativa positiva generada por el anuncio de un congelamiento de la producción ha significado un ligero ascenso en los precios del crudo. Sin embargo, a pocos días de celebrarse el cónclave en Viena, persisten divergencias entre los integrantes del bloque sobre cómo estimular los precios.

“Nosotros (Venezuela) somos los que estamos más urgidos de que el precio del petróleo suba. La única tarea que podíamos hacer era buscar que los que están produciendo en exceso logren un acuerdo, porque nosotros en particular no tenemos de dónde recortar, más bien nuestra producción ha caído de dos años para acá en 600 mil barriles diarios. Lo único que podemos hacer es pedir que otros recorten“, indicó Carlos Mendoza Potellá, economista asesor del BCV y profesor universitario de la Universidad Central de Venezuela.

Los países del cartel en reuniones anteriores han preferido no reducir la producción para mantener sus cuotas de mercado. Es por ello que naciones altamente dependientes del crudo como Venezuela se han dado a la tarea de entablar una operación mediática a global para alimentar las expectativas de un acuerdo que beneficie a los productores. Sin embargo, naciones como Irán e Irak se oponen a ello.

“El destino económico y financiero de Venezuela depende de cómo se maneje esa reunión en Viena”, enfatizó José Rafael Revenga, especialista petrolero. Agregó que las circunstancias son dramáticas para el país porque el equilibrio de los precios no es una apuesta segura de lograr, ya que responde al resultado de toda una operación geopolítica que involucra el consenso de las 14 naciones que conforman la Opep, así como de los productores externos.

¿Cuál es el costo de la estabilización?

Los miembros de la Opep poseen en conjunto aproximadamente 78% de las reservas de crudo del planeta y se calcula que extraen alrededor del 40% de los barriles que se comercializan en el mercado. El profesor Potellá ante el desafío de que la producción se reduzca hasta ubicarse entre 750 mil y un millón de barriles diarios, aseguró que las posibilidades de incremento de los precios están “bastante limitadas”.

“Las circunstancias para llegar a la reducción son bien conflictivas, tenemos a los países que producen crudo de bajo costo dispuestos a producir hasta el tope como Irak, Irán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes; y a otros que están creciendo y están fuera del acuerdo y por ende pueden aumentar todo lo que ellos quieran como Nigeria y Libia, todo lo que aumenten es viable”, explicó Potellá.

Revenga explicó que por magnitud Arabia Saudita tendría que asumir al menos la mitad de la cantidad que se pretende recortar y el resto recaería sobre los socios miembros del llamado Grupo de Cooperación del Golfo: Bahrein, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos; lo que significaría disminuir en 4% sus niveles de producción.

“Los únicos que estarían dispuestos a reducir sería Arabia y los países del Golfo Pérsico, pero es una decisión estratégica geopolítica multifactorial. Además para que la reducción en este momento sea efectiva tendría que superar el millón de barriles”, sostuvo Revenga.

El experto petrolero añadió que mantiene dudas sobre la decisión positiva de la nación Saudí. La nación atraviesa una crisis económica debido a que su déficit fiscal en 2015 ascendió a más de 100 millardos de dólares por la llamada “Visión Saudita 2030”, un ambicioso plan estratégico de reformas presentado en abril pasado por el Príncipe heredero, Mohamed bin Salman, basado en la diversificación económica del reino para atraer inversiones y fomentar las exportaciones, como medida para palear los bajos precios del petróleo y duplicar la economía saudita en los próximos 15 años.

La postura de Rusia, el mayor productor de petróleo del mundo en la actualidad, es determinante para encarar un futuro acuerdo. El presidente Vladímir Putin ha manifestado en la vocería de su ministro de Energía, Alexánder Novak, que estaría dispuesto a cooperar ante una eventual congelación más no ante una reducción. Ha declarado que el congelamiento es la vía más razonable” para equilibrar el marcado y disminuir los riesgos de volatilidad.

Sin embargo, Igor Sechin, jefe de Rosneft (principal petrolera rusa) mantiene una firme postura antireducción y ha declarado que su compañía no limitará su producción de crudo como parte de un posible acuerdo con la Opep. Por su parte Vagit Alekpérov, presidente de la petrolera rusa Lukoil, ha dicho que reducir la producción del crudo no lograría impulsar un alza de su precio sino que lo estabilizará en torno a los $50 por barril.

Potellá explicó que es seguro que si se produce “el más mínimo acuerdo” va a existir un aumento cercano a los $55 a $60 por barril, pero en caso contrario, de no cerrar una negociación, es posible que baje hasta ubicarse en $43 o $44.

Irán e Irak : ¿Piedras de tranca?

Varias naciones han reclamado el derecho a ser eximidos del acuerdo. Entre ellos Nigeria y también Libia quien persigue el aumento de un millón de barriles para recuperar su máximo nivel histórico. Estas naciones han atribuido su crítica situación a los recortes forzados de su producción. Hasta ahora los miembros han mostrado aceptación ante esta petición por considerar que no tendrían un gran impacto sobre las cifras globales.

Irán, el tercer integrante más grande de la Opep, se ha mantenido firme en su objetivo de incrementar su producción petrolera a 4 millones de barriles diarios, decisión que pondría en jaque el plan de recorte del suministro. La nación iraní quiere seguir aumentado hasta el nivel anterior a las sanciones internacionales que le fueron impuestas, y que recién fueron levantadas tras el acuerdo de julio de 2015 con las potencias sobre su programa nuclear. Mantienen su meta de alcanzar 4,2 millones b/d independiente de cualquier acuerdo.

Entretanto Irak, segundo mayor productor de la Opep, ha dejado claro que tampoco va a recortar la producción. Argumenta que debería recibir el mismo trato de Libia y Nigeria, ya que se encuentra librando una costosa batalla contra el Estado Islámico para desalojar de Mosul (segunda ciudad más grande de Irak) la última gran fortaleza de ISIS.

Oficialmente Irak cerró su producción en 4,45 millones de barriles por día en el mes de septiembre y tiene un potencial para aumentar a 9 millones b/d; su ministro de Petróleo Ali al-Jabar Luaibi, ha dejado ver que no cooperar con una eventual reducción es una decisión de “soberanía” .

Producción venezolana en declive

Un exceso de inventario de crudo, causado por un aumento de la producción tanto de los países Opep como de los externos como Rusia y Estados Unidos, ha propiciado una caída sostenida del precio del petróleo que en agosto de 2014 se situaba por encima de los 110 dólares el barril. Este descenso ha golpeado a la industria en todo el mundo, pero de manera particular a las altamente dependientes de ingresos por concepto de exportación de hidrocarburos como es el caso de nuestro país.

Venezuela ha sido reconocida como pionera en la tarea de allanar el camino para una propuesta detallada sobre cómo recortar la producción. El presidente Nicolás Maduro y el ministro Del Pino han emprendido negociaciones con representantes de los grandes productores.

“Están involucrados los ingresos fiscales de estos países, el futuro de las operadoras transnacionales, la demanda energética global. No es cualquier cosa, no es únicamente el precio del petróleo”; explicó Revenga.

El presidente Maduro ha dicho que el desarrollo de la economía solo es viable a partir de $70 por barril, a lo que el profesor Mendoza Potellá acotó:

“El precio que nosotros necesitamos nunca se va a lograr. Según todos los cálculos el precio que necesitamos para desarrollar la Faja del Orinoco está por encima de los $80 y $90 el barril y por eso decimos que el precio justo es $80. Pero en el mercado petrolero no hay ninguna justicia, eso precio justo es una fábula”

Para Revenga, el cálculo del presupuesto nacional aprobado por el Tribunal Supremo de Justicia con un ingreso de $30 por barril es una “medida sensata”, pero al mismo tiempo una alerta de que “podemos encontrarnos el año que viene en un situación peor que la actual”.

El declive de la producción petrolera venezolana, junto a la caída de los precios, ha afectado de manera notable la economía nacional. Para 2014, detalló Revenga, el país producía 2 millones 800 mil barriles diarios, cifra que se ha reducido drásticamente; aunque informaciones difundidas en el mes de septiembre por Pdvsa señalan que se habrían producido 2 millones 328 mil barriles diarios de petróleo crudo y 94 mil 400 barriles diarios de condensado. En un reciente informe de la Opep, cifró la producción de la estadal venezolana en 2.089 millones de barriles por día (bpd).

Revenga avala la cifra Opep y añade que la demanda del mercado interno que llegó a un tope de 700 mil barriles diarios hace dos años, hoy día se abastece con 500 mil barriles y la cifra sigue en declive. Estima que en la actualidad la producción ha disminuido en 20% y que la tendencia negativa se mantendrá:

“Hemos estado obligados a reducir su producción porque hay muchos yacimientos que están vencidos. Hay una taza de pérdida de capacidad de 10 al 15% al año”

Para Venezuela el destino mayoritario de sus envíos de crudo continúa siendo Estados Unidos, seguido de India y China; con un promedio de 300 a 500 mil barriles diarios según estimaciones de Revenga. Explicó que ante la baja en los niveles de producción, se han debido recortar exportaciones a clientes aliados como los integrantes de Petrocaribe. Sin embargo, sostuvo que la cuota de estas naciones son poco significativas y rondan los 10 mil y hasta 15 mil barriles. Consideró que la decisión que esperan no es “deliberada”, sino que responde a una política de recortes ante la imposibilidad de sostener estos acuerdos en función de mantener su capacidad de exportación comprometida.

“Estos acuerdos fueron establecidos a muy largos plazos, y a bajos intereses, y en esta situación eso no se puede mantener. Ya los precios están muy bajos y nosotros no podemos descontar más y no podemos dar plazos con este nivel de precio”.

Mendoza Potellá fue enfático en denunciar que la merma de la producción responde a factores internos como falta de mantenimiento e imposibilidad de renovar el parque tecnológico venezolano. Explicó que los yacimientos convencionales y maduros de crudos livianos, medianos y pesados; en su mayor parte presentan más de setenta años y se encuentran en proceso de agotamiento y con altos costos de recuperación secundaria. Añadió que Venezuela cuenta con un parque refinador de “más de 70 años de antiguedad, con plantas petroquímicas de tecnología envejecida, no desarrolladas en más de cuatro décadas y con permanentes rendimientos negativos”.

+FAJA DEL ORINOCO

Potellá explicó que en los últimos 10 años, ante el agotamiento creciente de los yacimientos que mantuvieron la producción por más de un siglo en el país, los planes de la industria se han volcado sobre la Faja del Orinoco.

Por su parte, Revenga apuntó que hay que manejar con cautela los más de 300 mil millones de barriles de petróleo pesado y extra pesado certificados en la Faja del Orinoco. Acuñó el término “reservas petroleras baldías” usado por Mark Carney, presidente del Banco de Inglaterra a principios de año, para realizar un llamado de atención sobre el futuro de estas inmensas reservas poco desarrolladas, que representarían la base de los recursos petroleros venezolanos en un futuro cercano.

Mendoza Potellá también explicó que los yacimientos de la Faja están constituidos, en su gran mayoría, por crudos extra pesados (de gravedad API menor a 10 grados) que requieren costosos procesos de mejoramiento, razón por la cual las condiciones actuales de los fundamentos del mercado petrolero están posponiendo al mediano y largo plazo su explotación.

Aclaró que en el tiempo el desarrollo de estos procesos permitió el incremento de la producción y comercialización del petróleo de la Faja, alcanzando hasta 40 % de la producción nacional; todo ello sustentado en los precios vigentes hasta julio de 2014. En la actualidad, las circunstancias han cambiado notoriamente y colocando en situación complicada y en vías de estancamiento a la producción venezolana, aseguró el economista.

Revenga alertó que nuestros costos de barril ya procesados se encuentran por encima de los 20 dólares. “Son $23 hasta posiblemente 28$ pero nadie quiere decirlo”, confesó al señalar que existen competidores en precio y tecnología que “nos sacan ventajas” e incluso métodos como el fracking -usualmente endilgado a EEUU- que han cobrado una ola expansiva que ha alcanzado a China, Rusia y Argentina.

“Tenemos un competidor más o menos en el mismo nivel de precios, de costo de producción y de extracción de la faja. Si esa tecnología mejora un poquito y baja no vamos a encontrar un mercado tan amplio para la extracción del crudo pesado de la faja. Hay que hacer lo máximo para acelerar lo que podamos sacar de la faja. De acá a 20 años podemos seguir con enormes reservas, pero no tendremos clientes de mercado

Lea También:

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Economía | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*