Diálogo en Venezuela debe “retomarse y redefinirse”

El experto en solución de conflictos, Dr Francisco Alfaro Pareja, asegura que las mesas de diálogo anteriores no dieron resultados por falta de “estrategias” y de “especialistas en el área de mediación y negociación nacional o internacional”

El Gobierno y la oposición venezolana aseguran que se han sentado a conversar. Sin embargo, algunos temas parecer estar en la espera de decisiones oficiales concretas que apunten a encontrarle solución a los principales problemas de los venezolanos.

La apuesta es a la vía pacífica que permita canalizar las diferencias y conflictos.  El Dr Francisco Alfaro Pareja, PHD en estudios de paz y conflictos por la Universidad Jaime I de España, asegura que el diálogo en procesos demócraticos y en cualquier sistema político es un “espacio de interlocución  muy valioso”, al señalar que éste en Venezuela “debe retomarse” pero sobretodo “redefinirse porque gran parte de que antes no haya funcionado se debe a un mal planteamiento desde el principio por parte de los diversos actores”.

“Tomando en cuenta que la interlocución entre los poderes Ejecutivo, Judicial y la Asamblea Nacional es prácticamente nula; es necesario habilitar un espacio mínimo de interacción y de diálogo para que los sectores se encuentren”, señaló Alfaro Pareja.

El especialista en solución de conflictos aseguró que para tener resultados fructíferos de un diálogo es indispensable:

  1. Voluntad política de los actores
  2. Definir el rol de los mediadores y respetarlos
  3. Incluir técnicos especialistas en mediación
  4. Sincerarse tanto Gobierno como oposición respecto a su representatividad en las mesas de diálogo

El politólogo destacó que las mesas anteriores no dieron resultados porque las partes “no plantearon una estrategia entorno al diálogo (…) usualmente realizada por especialistas en el área de mediación y negociación nacional o internacional”..

Alfaro Pareja añadió que en las conversaciones pasadas “se evidenció que ni la oposición ni el Gobierno tenían una maniobra clara con puntos a negociar o en qué momento ceder o no en las conversaciones, por lo que pareció más una mesa de interacción donde no hubo participación de técnicos

El analista reiteró la necesidad de que los actores estén convencidos de que “el diálogo es el mecanismo óptimo para alcanzar la solución al conflicto. De lo contrario, éste puede ser utilizado para ganar tiempo y quedar bien ante la opinión pública pero no para solucionar la disputa”.

Describió la postura de la oposición y la ventaja del Gobierno en las últimas mesas de diálogo:

“Las alternativas son los mecanismos que le permiten a los actores negociar y en la oposición no se vio claridad en torno a las suyas, ni cómo emplearlas, y esto tiene que ver en parte con no tener especialistas en la mesa diseñando estrategias (…) El último diálogo desde el inicio fue muy asimétrico, porque una de las partes -Gobierno Nacional- cuenta con mecanismos de poder bastante importantes en comparación con el otro sector -oposición-. El poder del Estado es mucho mayor al de la oposición a la hora de poder negociar”

Incorporación de otros sectores

El consultor internacional resaltó que es necesario preguntarse si los voceros que forman parte de las mesas de diálogo realmente representan la totalidad:

“Si se incluyen otros actores como los empresarios, es decir el sector privado, creo que sería un elemento fundamental porque es el que realmente puede reimpulsar la economía del país”

Las mesas de diálogo se han convertido en “una especie de factor legitimador o de poder, donde los actores que están sentados son los validados de, alguna manera, y los que no simplemente no forman parte del ‘juego’, lo cual considero que debe llamarse a la reflexión”, dijo Alfaro Pareja destacar que también deberían participar sectores independientes y las organizaciones base.

“La sociedad civil en general tiene que apropiarse de la idea y la necesidad que tenemos de buscar soluciones consensuadas. Esto quiere decir, que los ciudadanos sin ser convocados pueden movilizarse para promover el diálogo, el respeto a la Constitución, los derechos humanos y la paz”

El especialista aseguró que “el gran perjudicado es el pueblo porque no ve ni siente el diálogo. Lo ve como algo muy lejano donde se sientan actores políticos a conversar pero realmente no incide en el día a día de las personas”.

Apuntó que los actores no miden las consecuencias que puede tener una falta de entendimiento. “La situación social y económica está tan complicada que si aquí hubiese un estallido colectivo sería muchísimo más grave que lo que paso en 1989 (El Caracazo) por la grave descomposición social actual”.

Elecciones

Respecto a la posibilidad de que el diálogo presione al Consejo Nacional Electoral (CNE) a fijar fecha para las elecciones regionales, el analista aseveró que “en campaña usualmente los actores políticos tienden a polarizar, por lo cual los espacios para las conversaciones disminuyen”. Agregó que el ente comicial “es independiente y ya debería haber fijado su cronograma electoral sin la intervención de ningún factor”.

“Evidentemente ante un panorama pre-electoral de dos elecciones y además la renovación de partidos es más difícil que se retome el diálogo“, expresó el experto político.

Aseguró que “las elecciones tienen que darse porque es algo que está legalmente establecido y no debería negociarse”. Añadió que se debe esperar a que finalice el proceso de legalización de partidos “porque esto evidentemente va a generar determinados escenarios, debido a que no es lo mismo que todas las toldas políticas logren validarse a que solo unas pocas lleguen a hacerlo”.

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Analisis-old, Política | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*