Economía venezolana en 2017 “será una tercera parte más pequeña que hace 4 años”

Economista Ramiro Molina asegura que “es necesario que la tasa de cambio oficial tenga un valor más racional”

El economista Ramiro Molina aseguró que el 2017 podría ser “el cuarto año de recesión”, al estar al frente de la “disminución más larga y compleja” que ha tenido el país en cuanto a actividades económicas se trata.

Molina afirmó que para el cierre de 2017 la economía será “una tercera parte más pequeña de lo que era hace cuatro años y eso es una situación preocupante”. Añadió que le llama la atención que “con todo el costo político y social que implica eso, no tengamos una reacción más agresiva para tratar de revertir tanto la inflación como la recesión”

Petróleo, sueldos e inflación

El especialista del área económica indicó que el petróleo, a pesar de que está muy volátil, tiene un rango de precio que ha estado en los últimos meses alrededor de $45 por barril, lo que considera una “buena referencia”.

“Nadie puede saber qué puede pasar el resto del año, pero si proyectamos con $45 por barril eso significa que el Estado va a recibir 30% más de ingresos en dólares, en comparación con el 2016 cuando el barril promedió en $35 (…) No quiere decir que eso alcance para muchas cosas, pero esos dólares adicionales se pueden utilizar para importar un poco más y seguir pagando la deuda”

Molina explicó también que si el Estado mantiene el tipo de cambio a tasa Dipro (Bs 10) o Dicom (Bs 690) “va a tener un problema porque esos dólares se están convirtiendo en bolívares insuficientes para mantener todo el gasto, como ocurrió el año pasado”.

Indicó que al requerir más bolívares para nuevos aumentos de salarios, “componente de más gasto del Estado”, necesitan más monedas porque el tipo de cambio es muy bajo. “No generan bolívares al vender los dólares y por ende los tiene que hacer el BCV. El ente lo que hace es lanzar dinero a la calle que genera inflación”, explicó Molina.

Enfatizó que si el 2017 transcurre económicamente como el año pasado será muy difícil que la inflación baje:

“Es necesario que la tasa de cambio oficial tenga un valor más lógico (…) Al tener un dólar más racional los precios en general deberían nivelarse y tener costos que generen algún incentivo para los productores que han dejado de fabricar para no tener pérdidas o para no competir con importaciones tan económicas cuando las traen a Bs 10”

Acotó que “no se puede obviar que el petróleo en dos años cayó 70%, es decir, los ingresos del país cayeron de 100% a 30% (…) El Gobierno está con muchos menos costos sociales y ciertamente alimentarios. Estamos pagando más precios de los que se requerían para ajustarlos y eso tiene que ver mucho con el dólar que se mantiene a muy bajo precio y con todas las ineficiencias en la distribución”

Escasez

Con los niveles que tuvo el precio del petróleo durante 2016 hace diez años vivíamos y no había escasez. Entonces, ¿por qué antes sí podíamos subsistir con esos dólares y ahora no? Molina explicó que eso tiene que ver con que ahorita con un dólar traemos menos productos que hace una década:

“El productor local no puede competir pero utiliza esas divisas para obtener un producto final y traerlo para acá con todas las ineficiencias de la compra afuera. Al mismo tiempo se destruyen empleos locales y la generación de riqueza local, y estás gastando los mismos dólares pero trayendo menos rubros”

El analista resaltó la necesidad de que “los productores reaccionen y podamos restablecer parte de este problema de escasez que es generado por la reducción de la producción nacional”.

Expectativas

Molina pronosticó que durante 2017 habrá “un poco más de holgura en el flujo de dólares, y eso posiblemente permita importar más que el año pasado que ha sido el mínimo histórico de importaciones en Venezuela. Pero aunque se importe más seguirá siendo insuficiente para el nivel de necesidades que hay en el país”.

“Puede haber una situación de inflación en el año semejante a los últimos dos meses del año pasado, es decir, como un 20% mensual lo que es una cifra bastante elevada como la de 2016, pero todavía no se le puede llamar hiperinflación”, explicó el economista para añadir que “seguiremos viviendo con una inflación muy alta y una economía que tiene problemas en volver a crecer, y con una presión importante en el dólar paralelo porque habrán muchos bolívares como lo hay ahorita y parte de ellos van a comprar al precio que sea divisas ilegales”.

Concluyó que “si no modifican el esquema cambiario vamos a tener un escenario muy parecido al anterior en inflación, recesión y en el precio del dólar paralelo”.

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Economía | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*