El petróleo en 2017: Aumento de precios o protección de mercados [Por José Revenga]

Arabia Saudí deberá concentrarse en aumentar su penetración en los mercados petroleros de Europa Oriental y el sureste de Asia tras enfrentarse a la amenaza de pérdida progresiva de su porcentajeArabia Saudí enfrenta la amenaza convertida en realidad de una pérdida progresiva de su porcentaje del mercado de consumo petrolero estadounidense el cual registró 14,3% a fines del 2015 mientras para la misma fecha Canadá proveía el 43,3% -comparable con un 16,1% en el 2005- y Venezuela el 10,5%.

Los catalizadores de dicho proceso son el aumento de la exportación del crudo no-convencional shale y los nuevos oleoductos que transportan la extracción del hidrocarburo proveniente de las arenas bituminosas de Canadá.

Esto obliga a Arabia Saudí a concentrarse en aumentar su penetración en los mercados de Europa Oriental y el sureste de Asia en los cuales compite con Rusia, Irán e Irak. Esto conduce de manera directa a desencadenar una competitividad en base a una reducción de precios.

La dinámica inicial del 2017 

El 2017 comienza con los precios en alza debido a las altas expectativas de un cumplimiento superior al 85% de las cantidades de reducción acordadas por los productores Opep y aquellos No-Opep a principios de diciembre pasado en Viena.

El WTI se situó en $55/b mientras el Brent se encontró en $58/b. Ya al finalizar la segunda semana del primer mes los precios declinan un par de dólares debido a una expectativa menos efervescente de la “burbuja” en cuanto a las realidades del cumplimiento. Así, el 12 de enero el WTI registra $52,37/b y el Brent $55,45/b.

Rusia procederá con solo con un cumplimiento escalonado e Irán procedió a vender la mitad de su crudo almacenado en tanqueros desde hace un año. Unos 16 millones. No obstante, la burbuja no se desinfla en mayor grado dado que Arabia Saudí sí cumple de inmediato con su cuota de eliminar 486 mil b/d, lo cual coloca su producción total en 10,058 millones b/d.

El reputado fondo de inversiones Goldman Sachs (GS) pronostica un WTI promedio superior a $55/b durante el primer semestre del 2017 generado por los recortes de producción los cuales incidirán en la reducción de los inventarios de crudo.

En relación al efecto catalizador del aumento de los precios sobre el incremento de la producción estadounidense debido a la reactivación de las plataformas de producción (oil rigs) en los campos de shale, GS comenta que las mejoras en la productividad del petróleo no convencional presagian un “crecimiento sustancial” de dicha producción.

El incremento de la producción USA a partir de julio pasado ha sido 500 mil b/d y el número de plataformas de perforación alcanza a 529 unidades, lo cual representa un aumento de 67% en comparación con el nivel de junio pasado:

 “We continue to believe shale productivity gains allow for substantial US production growth at oil prices of $50-$60/bbl” (Goldman Sachs)

La Agencia de Información de Energía de los EEUU (EIA/Energy Information Agency) coincide con la estimación de GS. El ente técnico estima una producción promedio de 9 millones b/d para los EEUU, lo cual significa que no solo se frena una tendencia descendiente sino aumenta unos 110 mil b/d en relación al 2016. El resultado de esta dinámica, por sí sola, presionará los precios a escala mundial a situarse más cerca de los $50/b en vez de aproximarse a $60/b.

La EIA calcula un promedio de $52/b para el WTI y $53/b para el 2017 al tener en cuenta un aumento de 300 mil b/d para la producción shale de USA durante el 2017.

Es predecible que en ningún caso los precios perforarán el piso de $50/b dada la determinación de Arabia Saudí de mantener esa referencia en relación a la oferta pública de acciones de su empresa estatal de petróleo programada para el 2018.

Este criterio es tan exigente que el Reino comunicó a principios del 2017 que estaría decidido a reducir aún más su producción si fuera necesario para mantener ese umbral. La decisión supuestamente ya se hizo realidad según una información aparecida el 12 de enero pasado, según la cual tanto Arabia Saudí como Kuwait han excedido el recorte de producción al cual se comprometieron.

¿Se puede venir abajo el acuerdo de reducción de producción convenido para el primer semestre del 2017?

Dicho escenario luce muy poco probable al considerar la estrategia coincidente de Rusia y Arabia Saudí pero estimo que será necesario frecuentes manifestaciones de apoyo para sostener la expectativa.

Amerita especial consideración el hecho que productores tan importantes como Irán e Irak, sin excluir a Nigeria y Libia, están eximidos de respetar el acuerdo de Viena lo cual pudiera arrojar al mercado mundial un millón de b/d en pocos meses.. El volátil equilibrio que mantiene los precios en un rango de los bajos $50/b es particularmente vulnerable a un porcentaje de cumplimiento del acuerdo de Viena inferior al 80%.

Esta preocupación motivó a un vocero de la OPEP a afirmar que un cumplimiento entre 50 y 60% del volumen acordado sería suficiente para mantener la burbuja inflada. Al cerrar las primeras dos semanas de 01.2017, las estimaciones más autorizadas indican un porcentaje promedio de 73% de cumplimiento.

NOTA En relación al dilema “aumento de precios/reducción de producción vs. protección/ampliación del porcentaje de mercado” me refiero a una opinión de una de las firmas más especializadas de la industria:

 “OPEC represents a complex version of the classic game theory problem, the prisoner’s dilemma. To optimise collective value creation, OPEC members should increase production when prices are high, to gain market share, and reduce production when prices are low, to support price recovery. Research demonstrates, consistent with other prisoner’s dilemma problems, each OPEC member is instead individually incentivised to increase production whether prices are low or high. This has been the behaviour exhibited by most OPEC members throughout the cartel’s history.” [Petro-Logistics SA, “OPEC Decision Making – A Game Theory Approach”]

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Economía | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*