Embajador Quintero: No es el fin de los ciclos progresistas en América Latina

Rafael Quintero, embajador de Ecuador en Venezuela, confía en el triunfo de Lenin Moreno en las elecciones de Ecuador

Las dificultades que atraviesan los gobiernos de izquierda de América Latina, e inclusive una hipótetica derrota del candidato de Alianza País, Lenín Moreno, en las elecciones del 19 de febrero “no significarán ningún término del ciclo progresista de nuestros países de América Latina”, así lo declaró Rafael Quinteroembajador de Ecuador en Venezuela, Guyana, Surinam, Trinidad y Tobago durante su más reciente participación en el programa Análisis Situacional.

El diplomático se mostró confiado en que Moreno obtendrá el triunfo presidencial y podrá continuar con el legado de la “Revolución Ciudadana” ecuatoriana. Calificó la gestión del saliente presidente Correa como positiva y añadió que su liderazgo junto al de otros representantes de la izquierda latinoamericana como el presidente Hugo Chávez y Lula Da Silva han logrado un impacto de transcendencia internacional.

“Ha sido un liderazgo en el mundo de las ideas, no es un liderazgo simplemente como antes se solía decir, de la personalidad, es en el ámbito de las ideas, de las propuestas fecundas, que trasciende a otros continentes, y cada uno de estos mandatarios en Bolivia, Ecuador, Venezuela, han tenido una trascendencia e influido notablemente a nivel internacional”, opinó.

Modelo económico

Quintero reconoció el debilitamiento que se ha suscitado en los gobiernos progresistas de la región a causa de la caída de los precios de las materias primas y la llamada “guerra económica”. Sin embargo, destacó que han sido capaces de señalar “autocríticamente” las limitaciones que todos esos fenómenos han creado y superar las dificultades.

“Los gobiernos progresistas (…) han sabido recatar la idea de que ellos actualmente solo tienen el gobierno, no el conjunto del Estado bajo el control de las fuerzas políticas. Y el gobierno solo es una parte del Estado. El resto del Estado, lo pueden tener otras fuerzas”.

Al ser consultado por Oscar Schémel sobre el modelo económico idóneo para el socialismo del siglo XXI, atinó que a su juicio la gran innovación de este proceso histórico ha sido la aceptación de diversidad de tipos de propiedad:

“Hay la propiedad cooperativista, la privada, la pública estatal, la mixta, la aceptación de la propiedad extranjera y lo que se está buscando hoy día, y ese es el desafío, es descubrir qué significa en el marco del socialismo del siglo XXI la gran invención. “¿Qué es la propiedad social latinoamericana?” ¿Cómo gestionarla? Y de eso hay propuestas en todos los países”

Insistió que el Poder Popular es el gran legitimador de todos los gobiernos y que pese a las dificultades políticas y sociales, los países se encuentran resolviendo los problemas “con la inspiración de ese principio y de la autocrítica que el pueblo debe entender, hay que hacerse”.

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis Situacional, Videos | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*