La (in)validación de los partidos [Por Vladimir Villegas]

Está por verse cuántos partidos sobrevivirán a este proceso de validación y cómo impactará esta actividad en la unidad opositor

Este fin de semana arrancó el proceso de validación de los partidos políticos que deben renovar sus matriculas ante el Consejo Nacional Electoral. Les correspondió a dos organizaciones fundadas hace relativamente poco tiempo, Avanzada Progresista, liderada por Henri Faldón, gobernador del Estado Lara, y Liborio Guaruya, gobernador del Estado Amazonas, respectivamente, así como a otras cuatro organizaciones.

El partido del gobernador Guaruya denunció una “operación morrocoy” en buena parte del país. Entrega tardía de credenciales, inició del proceso de validación con retardo en casi el 70 por ciento de los centros, según dijo en declaraciones Simón Calzadilla, diputado y secretario general del Movimiento Progresista. Mientras que Tomás  Guanipa, de Primero Justicia,denunció la ausencia de logística por parte del Consejo Nacional Electoral.

Aunque no hay cifras oficiales al respecto, la dirigencia de Avanzada Progresista ha dicho que pudieron validar la militancia en quince estados del país, tres más de lo necesario para ser un partido nacional.  Esperemos los anuncios oficiales del Consejo Nacional Electoral y cualquier proceso de impugnación que puede  adelantarse.

Pero más allá de los resultados que puedan haber obtenido los partidos que inauguraron este proceso de validación, no se puede ocultar, como el sol con un dedo, que el proceso fue organizado con distorsiones de origen que ponen en duda la imparcialidad del órgano electoral.  La distribución de las mesas de verificación fue hecha de manera que municipios con gran cantidad de electores tuvieron un número de máquinas igual o menor que municipios con población más reducida. Ejemplos sobran.

Muchas mesas arrancaron sus trabajos hasta casi dos horas después de la que fue establecida para iniciar la verificación. Y también hubo denuncias sobre la colocación de puntos rojos en las cercanías de algunas de las máquinas, lo cual constituiría  una provocación, y mas que eso un intento de intimidación que no puede ser justificado ni permitido .

Los integrantes del órgano electoral saben muy bien las implicaciones que tiene para la democracia que los procesos de validación de los partidos sean una carrera de obstáculos en lugar de un escenario de participación ciudadana con plenas garantías y facilidades.  Así que este primer fin de semana de validación de los partidos debería obligar a que el Consejo Nacional Electoral tome las decisiones correspondientes para que en los venideros fines de semana se corrijan las irregularidades denunciadas por las organizaciones participantes.

Llama la atención además que el Poder Electoral no hizo el más mínimo esfuerzo de divulgación ni de orientación a los ciudadanos para la participación en este proceso, lo cual indica el lamentable desinterés ante una convocatoria que debería ser una fiesta de la democracia. Recordemos que entre los partidos obligados a validar hay de todas las corrientes políticas,  a excepción de que aquellos como La Causa R  y el “oficialista” Partido Comunista de Venezuela que se abstendrán de participar por considerar que se trata de un proceso viciado.

Y mas allá de la validación, que deberá continuar en sucesivos fines de semana, sigue en veremos la realización de elecciones regionales y municipales. No hay ninguna razón de tipo técnico para que no puedan realizarse este año. Todo obedece a decisiones de carácter político generadas no precisamente en el seno del organismo electoral. Eso a estas alturas no es ningún secreto ni una presunción sin base cierta.

Está por verse cuántos partidos sobrevivirán a este proceso de validación, y cómo impactará esta actividad en la unidad opositora . Los partidos más grandes, o menos pequeños, de la MUD, AD, PJ y Voluntad Popular, pugnarán por obtener la mayor cantidad de firmas. Y en las fechas en las cuales coincidan, como es el caso de Primero Justicia y Acción Democrática, la cosa será para coger palco. Veremos si para esa jornada la logística del Consejo Nacional Electoral dispuesta para ese fin estará a la altura de la movilización de militancia que logren hacer esas dos organizaciones.

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Política | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*