“Mayor inflación y recesión”: Perspectivas sobre la banca para 2017

Analistas prevén que los bancos pequeños y muy pequeños “tendrán que irse, cerrar o fusionarse con los más grandes”

banca-dinero-billete-bancos

Mayor inflación y continuidad del crecimiento negativo son las estimaciones macroeconómicas para el año 2017 que prevén Francisco Faraco, economista y experto en análisis de riesgo bancario y Alejandro Cáribas, licenciado en Administración y Abogado, ex Superintendente de Bancos (2000-2002).

Para  Faraco el marco general de Venezuela presenta “una caída económica importante que se estima en 10% a 12% del PIB y la inflación más alta del mundo, que algunos la alinean con el Fondo Monetario Internacional en 720% al cierre de 2016 y para el año próximo en dos mil porcientos”.

A su juicio, tras más de 12 trimestres consecutivos en descenso, la economía nacional requiere medidas urgentes para sanear al sector bancario, que posee 31 instituciones bancarias “sin liderazgo y sin mercado”.

“En Venezuela tiene que venir un proceso de selección natural de la especie, acá van a sobrevivir básicamente los bancos más grandes. El universo de bancos pequeños y muy pequeños, que de los 31 son más o menos 20 bancos, tendrán que irse, cerrar o fusionarse con los más grandes que eso les puede dar un oxígeno para sobrevivir por un tiempo más”.

Entre tanto, el profesor Cáribas aconseja que las autoridades financieras nacionales deben adoptar medidas para corregir las distorsiones y revisar el marco regulatorio de las instituciones del sector en función de promover el saneamiento de las prácticas bancarias.

Reducción de gastos como salvavidas

En un contexto macroeconómico caracterizado por una significativa recesión, el exsuperintendente sostiene que la respuesta del sector bancario, para “sortear todas las medidas restrictivas que les ha impuesto el Gobierno Nacional”, ha consistido en privilegiar las captaciones con poco o ningún costo financiero, con preferencia en cuentas corrientes en lugar de ahorros o a plazos fijos, aprobación de créditos no dirigidos a plazos cortos (un año o menos), cobro de comisión flat del 3% por cada renovación de préstamo y la reducción de gastos administrativos y operativos.

“Por eso es que los bancos están cerrando oficinas, porque es la manera más eficaz de reducir personal y gastos, pero eso no va a bastar porque tenemos un sistema sobredimensionado”, señala Cáribas.

reduccion-de-personal2

Por su parte, Faraco explica que la inflación se ha traducido en un importante aumento de los gastos de transformación en la banca (operativos y de personal) que estima en 4,5% de su activo. Sostiene que en este momento es “más importante que el costo del dinero que es bastante bajo”.

Ante los aumentos de salario decretados por el Ejecutivo Nacional durante el año y las tasas de interés controladas, la instituciones han debido compensar el deterioro con la supresión de capital humano y estima que en 2017 esta medida lejos de cesar, se profundice.

Los informes emanados por la Superitendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) detallan lo planteado. Sus últimas cifras actualizadas revelan que 4 instituciones bancarias pertenecientes al Estado han cerrado sus puertas entre agosto de 2015 y ese mes de 2016, dejando al sistema financiero nacional con 31 instituciones entre públicas y privadas.

Durante el mismo período fueron cerradas 113 oficinas bancarias y despedidos 5 mil 936 trabajadores del sector, como medidas para sortear la crisis macroeconómica.

Aún cuando en julio pasado el Banco Central de Venezuela (BCV) estableció los nuevos montos máximos para comisiones, tarifas o recargos por las operaciones y actividades bancarias, los economistas aseguran que no es suficiente para oxigenar la banca.

“Otro problema y otro costo duro que ha golpeado a la banca es el tema del traslado del dinero. Como el billete de 100 alcanza muy poco entonces, tienen que cargar un gran volumen de billetes para compensar cualquier situación y esto ha hecho un costo adicional a la banca. Si bien el cono monetario nuevo pareciera que viene ahora en diciembre y eso va a ayudar a compensar, sigue siendo difícil”

Afectación de cartera de créditos

Para el analista Faraco,  la imposibilidad de los bancos en Venezuela de modificar las tasas de crédito y las tasas de captación ha incidido de manera negativa en su accionar. Asegura que ante la creciente inflación los negocios pequeños y medianos, incluyendo las personas naturales ven como su capacidad de pago se reduce substancialmente

“La cartera de crédito de los bancos que están en una buena medida concentrada en créditos al consumo por la vía de la tarjetas y créditos al comercio, por la vía de préstamos a los pequeños, medianos y grandes comerciantes , se están viendo muy afectados porque la gente deja de pagar. Primero se come y después se paga, primero atiendes tus obligaciones, que te permiten seguir viviendo o si no cierras el negocio. Ya hay pequeños negocios que han cerrado sus puertas”

Faraco ha estimado que alrededor del 70% de los créditos están colocado en consumo y comercio, y es enfático en denunciar que ante la caída del consumo y el alza de los costos deben revisarse de manera exhaustiva  los indicadores de morosidad que ha emitido la Sudeban:

“La relación entre los créditos morosos y los créditos totales, dicen los bancos, la superintendencia y lo reiteran los auditores externos es de 0,40%, es decir 40 céntimos de atraso por cada 100 Bs de crédito . En los Estados Unidos es el triple es 1,20$ . Y sinceramente yo no creo que nadie en su sano juicio pueda pensar que una economía como la venezolana, está en mejor condición que la economía norteamericana. Eso lo que nos indica es que los estados financieros de Venezuela en lo  que respecta a la morosidad de las carteras están enormemente maquillados”

Con respecto a la banca pública, argumenta que se encuentra “muy soportada” por el Estado venezolano, siendo los grandes receptores de los depósitos oficiales, que según estimaciones corresponde el 18% de los totales del sistema de hoy en día. Adelanta que se les tiene una serie de “permisividades” que no tienen los bancos privados, y que a pesar de ello “ninguno de esas instituciones es un banco viable en un mercado competitivo. Y en un mercado como este que es ultra regulado siguen estando sin mayores aportes a la economía”.

Correctivos

Al interrogar a los expertos sobre las acciones que pueden emprender las instituciones bancarias de cara a 2017, ambos coinciden que ante la imposibilidad de elevar las tasas activas para préstamos, el problema persistiría y el deterioro en la calidad de la cartera de créditos se acrecentará.

Faraco apuesta por restablecer el equilibrio de la economía y “meterlos en terapia intensiva, monitorearlos diariamente y el banquero que no pueda que se vaya del sistema, que venda el banco”, señala.

Para Cáribas en tiempos en que las solicitudes de préstamos son crecientes por los efectos de la inflación es importante que el sector bancario pueda cumplir con su rol de intermediación crediticia y disponer de una adecuación patrimonial que se ajuste al 9% mínimo exigido por Sudeban.

“Yo creo que la rentabilidad de la banca va a seguir disminuyendo (…) Mientras no se tomen unas políticas concertadas o el Banco Central, que fija las tasas, tenga la posibilidad de modificar y darle un cierto incremento a esas tasas y busque cierto elemento de mejorar lo que es la situación inflacionaria del país, no va a ser posible que la banca muestre mejoras”

Lea también

¿Te gustó? Comparte: 
 Publicado en Análisis, Economía, Infografía | No hay comentarios


Responder

Tu email no será publicado.

*